Acceso usuarios

Acceder al portal

Usuario (NIF) *
Contraseña *
Recordarme

Detectan al menos tres nuevos casos de sarna en la cárcel de Campos del Río

Fuente: La Opinion de Murcia

Se trata del tercer brote de esta enfermedad que se da en la prisión desde septiembre.

Al menos tres reclusos de la prisión de Campos del Río tienen la sarna, confirman fuentes penitenciarias. Se trata del tercer brote de esta enfermedad en la cárcel desde que se tuvo conocimiento del primero, allá por septiembre de 2018.

La sarna provoca erupciones, irritación y mucha picazón. Se transmite fácilmente de una persona a otra a través del contacto de piel a piel. Los ácaros de la sarna excavan túneles en la capa externa de la piel y ponen huevos.

 
Las personas contagiadas ya están en aislamiento sanitario y recibiendo tratamiento para curarse. Sus ropas se han llevado a la lavandería y allí se tratan a 60 grados, con el fin de 'matar' todo rastro de la enfermedad. El problema: Campos del Río sigue sin lavanderos y de esta tarea se ocupan los propios presos.

El tratamiento de la sarna es algo engorroso, ya que consiste en una crema que debe extenderse por todo el cuerpo, especialmente por las zonas en las que notan más picores. Además, se tiene que lavar a al menos 60 grados toda la ropa con la que los enfermos han estado en contacto, incluida la de cama.

Al contrario de lo que pueda pensarse, la sarna no está relacionada con la falta de higiene. Y no es extraño que se produzcan brotes en lugares en los que convive mucha gente, como puede ser una cárcel. 

Preguntado por este asunto, el coordinador autonómico de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip), Fran Mauri, apuntó que la prisión "no es un establecimiento estanco" y que del recinto entra y sale gente constantemente: aparte de los trabajadores, los parientes de los internos, con lo que esto conlleva. Es decir, que la sarna podría propagarse.

"Es un tema de salud pública", considera Mauri, que no quiere caer en el alarmismo, pero sí poner el acento en la importancia de que se tomen medidas para evitar que el asunto vaya a mayores. "Hay que llevar cuidado", subraya.

Desde Acaip insisten en que la cárcel está "bajo mínimos" y que sigue faltando personal médico, que ha de estar "mañana, tarde y noche" para los 1.100 internos.

Valora este artículo
(0 votos)