Acceso usuarios

Acceder al portal

Usuario (NIF) *
Contraseña *
Recordarme

Batalla campal entre "moros y cristianos" en el Centro Penitenciario de Valdemoro

Hieren a un preso mulsuman con un cuchillo carcelario el pasado miercoles en "una batalla campal de moros y cristianos" dentro del centro penitenciario de Madrid III Valdemoro.

La Agrupación de Cuerpos de Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP) quiere poner en conocimiento de la opinión pública los numerosos conflictos surgidos la última semana en el patio de la cárcel del Centro Penitenciario de Valdemoro entre presos de origen musulmán y españoles.

El pasado sábado día 15 de enero cinco internos, comenzaron agredir a un preso musulmán, propinándole una paliza que requirió su traslado al hospital. El incidente comenzó cuando uno de los internos españoles agredió salvajemente a un preso musulmán, mientras gritaba "A por ellos vamos a matarlos a todos". Otros internos musulmanes que acudieron en su ayuda corrieron la misma suerte, terminando tres de ellos en el Hospital ante la imposibilidad de curarles en la enfermería del centro. La rápida intervención de los funcionarios evito males mayores que consiguieron separar a los dos grupos en medio de una riña tumultuaria en la que participaron la práctica totalidad de internos que en ese momento estaban en el patio. En la refriega se rompieron sillas y algunas mesas.

Todos los internos fueron vistos por el médico de la prisión y se curaron sus heridas, pero los tres internos musulmanes requirieron asistencia hospitalaria. Las peleas continuaron al día siguiente, donde de nuevo la intervención de los funcionarios fue fundamental para solucionar el conflicto.

Pero la salida de aislamiento de uno de los cabecillas de las revueltas de la última semana, provoco un enfrentamiento más serio que todos los anteriores. Nada más salir al patio, sin mediar palabra y armado con un “cuchillo carcelario” el cabecilla de los españoles, comenzó a dar cuchilladas a otro interno de origen musulmán, provocándole heridas inciso contusas en la cara y en el cuello que fueron curadas en la enfermería del centro. De nuevo los funcionarios debieron intervenir rápidamente para solucionar el problema. Este interno ya agredió en el pasado a otro interno de color y musulmán en presencia del director del centro. En aquella ocasión casi le provoca la perdida de un ojo al clavarle un bolígrafo en la zona ocular. De todos es conocido el odio que el cabecilla de este grupo tiene a los presos musulmanes, en abril del 2008 acuchilló a Said Chedadi que cumplía condena por el atentado del 11 de septiembre en USA. "La dirección del centro posee diversos informes de funcionarios en el sentido de la peligrosidad que supone tener a ese grupo tan cerrado y compacto en un patio para el resto de internos que no piensen como ellos y son continuos los
incidentes y las agresiones protagonizados por estos".

Entre las causas de estas agresiones esta el hacinamiento que padece la prisión, sin olvidarnos de las luchas por el control del patio. No obstante hay que destacar el carácter claramente xenófobo de alguno de los internos participantes en el mismo. Días antes otro interno de raza musulmana tuvo que ser cambiado de modulo por amenazas de muerte de el cabecilla del grupo, que ha manifestado de forma reiterada su odio a todo los internos musulmanes.
Los problemas en lugar de solucionarse parece que no hacen más que acrecentar, durante la mañana de hoy de nuevo han vuelto las amenazas hacia los presos musulmanes, diciendo a los funcionario: "no vamos a parar hasta cargarnos al moro". Hasta ahora ha habido suerte, pero los funcionarios temen que en cualquier momento pueda ocurrir una desgracia, mientras siguen esperando a que la dirección del Centro y la Secretaria General hagan algo para evitar lo que parece inevitable, si no se cambia de centro a algunos de estos internos.

La situación en el centro penitenciario empieza a ser complicada, los funcionarios nos estamos viendo obligados a cumplir estrictamente las órdenes de seguridad emanadas de la Secretaria General y la Dirección del Centro, que junto a la falta de personal y al hacinamiento está provocando un colapso general en todas las
actividades del Centro. En la mañana de hoy el cónsul de Austria ha tenido que marcharse sin poder comunicar con un súbdito de su país, pues no había funcionarios suficientes para garantizar esa comunicación. Numerosos internos han cursado denuncias al Juzgado de Vigilancia penitenciaria por no realizar varias actividades como KARAOKE o BAILE LATINO, o por retrasos en el comienzo de las clases.

Valora este artículo
(0 votos)