Acceso usuarios

Acceder al portal

Usuario (NIF) *
Contraseña *
Recordarme
Pablo

Pablo

ASUNTO: Reunión 15 de septiembre de 2020 de la Comisión de Valoración del Concurso General para provisión de puestos de trabajo en los Servicios Periféricos de la Secretaria General de II. PP, (Cuerpo de enfermeros) convocado por resolución de 21 Enero de 2020.


Reunida la Comisión de Valoración del Concurso con el siguiente orden del día: 1.- Estudio de las alegaciones presentadas a los listados provisionales. 2.- Aprobación de las puntuaciones definitivas. 3.- Aprobación de la propuesta de adjudicación.


El Representante de la organización sindical ACAIP-UGT informa:


Preguntado sobre las fechas de publicación en el BOE y toma de posesión de los nuevos destinos, la Administración no fija fecha, solo nos comunica que se demorará, ya que está pendiente de realizarse un proceso selectivo y es necesario cubrir vacantes.


Datos Generales


Nº Instancias: 136
Nº Renuncias totales: 13
Puestos solicitados: 844
Nº Concursantes condicionados: 2
Nº Méritos alegados 33
Nº Renuncia parciales: 13
Nº Puestos adjudicados 61

 


Lo que se comunica en Madrid a 15 de septiembre de 2020.

 

Fuente: El Confidencial

Hasta 19 prisiones registraron positivos la semana pasada, entre las que destacan Alcalá-Meco II, en Madrid, y Las Palmas II, donde los brotes afectan ya a más de 30 internos

La segunda ola de covid-19 ha golpeado con fuerza las cárceles españolas. Desde Instituciones Penitenciarias, aseguran que la situación está controlada, pero en centros como Alcalá-Meco II, en Madrid, ya tienen tres módulos confinados y se enfrentan a uno de los mayores brotes que se viven en una cárcel desde que arrancó la pandemia: el pasado miércoles, última fecha en que el ministerio del Interior facilitó datos, el centro sumaba 29 contagiados, pero Juan José Rolanía, que trabaja en la prisión y forma parte del sindicato de prisiones Acaip-UGT, mayoritario en el sector, apunta a El Confidencial que este lunes ya habían alcanzado los 39.

Desde los sindicatos, inciden además en que los presos son una población de riesgo y piden más restricciones. "Hay gran parte de inmunodeprimidos, bien porque son drogodependientes, bien porque tienen enfermedades o bien porque son mayores", sostiene José Ramón López, presidente de Acaip-UGT. Según los últimos datos oficiales, hasta 19 cárceles presentaban positivos la semana pasada, situación que López considera que se ha agravado por la falta de control a nivel estatal: "Hay un problema gravísimo de coordinación, cada comunidad funciona de forma distinta y estamos continuamente discutiendo con consejerías. Esto es un caos".

Junto a Alcalá-Meco, el centro penitenciario que más preocupa en estos momentos es el de Las Palmas II, en la isla de Gran Canaria. "Tras detectar el positivo de una interna, este fin de semana se puso en marcha un estudio de contactos que ha detectado una treintena de casos, todos asintomáticos, en el módulo en el que reside", informó el Ministerio del Interior este lunes. Para controlar el brote, Instituciones Penitenciarias ha prohibido las comunicaciones ordinarias o especiales, así como las salidas del centro, limitando el acceso a los funcionarios que trabajan en la prisión y al personal externo "cuya labor sea indispensable".

En el caso de Alcalá-Meco, Rolanía critica la falta de medios que facilitan a los funcionarios: "La sensación de olvido y de inacción es absoluta. A los internos les están haciendo PCR, pero a nosotros no porque dicen que no hay contacto estrecho, cuando sí que lo hay: abrimos con llave, estamos al lado de ellos... No sabemos si estamos contagiados y hay mucha indignación". Preguntada por esta falta de pruebas a los trabajadores, Instituciones Penitenciarias se escuda en que la realización de las mismas depende de cada comunidad autónoma. "Son ellos los competentes a la hora de decidir a qué personas o colectivos se les hace una PCR", argumentan.

López, sin embargo, considera que, una y otra vez, las medidas llegan tarde. "Parece que en este país tiene que ocurrir algo grave para que la gente se ponga las pilas. Aquí, los sistemas preventivos que deberíamos estar utilizando desaparecen. Tengo la impresión de una absoluta volatilidad, de que no hay una línea común a nivel estatal". Apoyándose en esta idea, el presidente de Acaip-UGT avisa de que otras prisiones pueden vivir brotes similares a los de Alcalá-Meco o Las Palmas II en las próximas semanas, y desde su sindicato apuntan a dos casos concretos: los recientes contagios de Soto del Real, en Madrid, y del centro penitenciario de Melilla.

Ninguno de los dos centros supera por el momento la decena de positivos, pero presentan una serie de características que los diferencian del resto. En el caso de Soto del Real, fuentes que trabajan en la cárcel explican a El Confidencial que la preocupación pasa por que uno de los contagiados vivía en el módulo 1, conocido entre los funcionarios como 'el geriátrico' por la avanzada edad de sus internos. El edificio ya ha sido confinado y se están realizando pruebas al resto de internos, que se enmarcan como población de riesgo, pero una vez más denuncian la falta de PCR para los funcionarios, sobre todo para aquellos que han tenido contacto con el positivo.

En cuanto a Melilla, las críticas se centran en el reciente traslado de migrantes del centro de estancia temporal (CETI) a la prisión. "El 26 de agosto, hubo un motín muy grave en el CETI y el problema es que allí había un brote incontrolado de covid-19", afirma Rubén Cuende, funcionario en la cárcel y miembro del sindicato. "El juez decidió entonces el ingreso en prisión de 33 de ellos, situación que nunca se había vivido en esta cárcel. Esto es un centro de preventivos, con unos 250 internos y, como mucho, entre dos y cuatro ingresos al día. Eso fue un caos organizativo brutal, y más cuando venían sin identificar. Nunca había pasado nada parecido", asegura.
 
Cuende apunta a que "dispersaron" a los 33 nuevos internos por diferentes departamentos, sin que les realizaran las correspondientes pruebas a su entrada en ningún momento. "Hicieron todo improvisadamente y ahora mismo tenemos nueve contagios: ocho procedentes del CETI y un interno que ya estaba aquí. También se ha confirmado la peor noticia posible, que es que el noveno positivo trabajaba en el departamento de cocina, con el riesgo que ello conlleva...". "Ya han desinfectado el lugar y se están haciendo pruebas, pero deberían haber actuado preventivamente y no lo hicieron. Nos tememos que la transmisión sigue su curso. Ha habido una negligencia".
 
A la vista de que los brotes se están extendiendo por el sistema penitenciario, Interior ya ha suspendido "las comunicaciones íntimas familiares y de convivencia", lo que incluye los vis a vis, en 42 cárceles, entre ellas las cuatro que se mencionan en este artículo. Pese a ello, desde los sindicatos insisten en aplicar nuevas restricciones y en establecer un plan más claro a nivel estatal para evitar que los contagios se descontrolen entre rejas: "Sin estado de alarma, esto se ha vuelto un caos", critica López.

 

 

 

Junto a Alcalá-Meco, el centro penitenciario que más preocupa en estos momentos es el de Las Palmas II, en la isla de Gran Canaria. "Tras detectar el positivo de una interna, este fin de semana se puso en marcha un estudio de contactos que ha detectado una treintena de casos, todos asintomáticos, en el módulo en el que reside", informó el Ministerio del Interior este lunes. Para controlar el brote, Instituciones Penitenciarias ha prohibido las comunicaciones ordinarias o especiales, así como las salidas del centro, limitando el acceso a los funcionarios que trabajan en la prisión y al personal externo "cuya labor sea indispensable".

 

Roberto R. Ballesteros

 

López, sin embargo, considera que, una y otra vez, las medidas llegan tarde. "Parece que en este país tiene que ocurrir algo grave para que la gente se ponga las pilas. Aquí, los sistemas preventivos que deberíamos estar utilizando desaparecen. Tengo la impresión de una absoluta volatilidad, de que no hay una línea común a nivel estatal". Apoyándose en esta idea, el presidente de Acaip-UGT avisa de que otras prisiones pueden vivir brotes similares a los de Alcalá-Meco o Las Palmas II en las próximas semanas, y desde su sindicato apuntan a dos casos concretos: los recientes contagios de Soto del Real, en Madrid, y del centro penitenciario de Melilla.

Ninguno de los dos centros supera por el momento la decena de positivos, pero presentan una serie de características que los diferencian del resto. En el caso de Soto del Real, fuentes que trabajan en la cárcel explican a El Confidencial que la preocupación pasa por que uno de los contagiados vivía en el módulo 1, conocido entre los funcionarios como 'el geriátrico' por la avanzada edad de sus internos. El edificio ya ha sido confinado y se están realizando pruebas al resto de internos, que se enmarcan como población de riesgo, pero una vez más denuncian la falta de PCR para los funcionarios, sobre todo para aquellos que han tenido contacto con el positivo.

 

En cuanto a Melilla, las críticas se centran en el reciente traslado de migrantes del centro de estancia temporal (CETI) a la prisión. "El 26 de agosto, hubo un motín muy grave en el CETI y el problema es que allí había un brote incontrolado de covid-19", afirma Rubén Cuende, funcionario en la cárcel y miembro del sindicato. "El juez decidió entonces el ingreso en prisión de 33 de ellos, situación que nunca se había vivido en esta cárcel. Esto es un centro de preventivos, con unos 250 internos y, como mucho, entre dos y cuatro ingresos al día. Eso fue un caos organizativo brutal, y más cuando venían sin identificar. Nunca había pasado nada parecido", asegura.

Cuende apunta a que "dispersaron" a los 33 nuevos internos por diferentes departamentos, sin que les realizaran las correspondientes pruebas a su entrada en ningún momento. "Hicieron todo improvisadamente y ahora mismo tenemos nueve contagios: ocho procedentes del CETI y un interno que ya estaba aquí. También se ha confirmado la peor noticia posible, que es que el noveno positivo trabajaba en el departamento de cocina, con el riesgo que ello conlleva...". "Ya han desinfectado el lugar y se están haciendo pruebas, pero deberían haber actuado preventivamente y no lo hicieron. Nos tememos que la transmisión sigue su curso. Ha habido una negligencia".

A la vista de que los brotes se están extendiendo por el sistema penitenciario, Interior ya ha suspendido "las comunicaciones íntimas familiares y de convivencia", lo que incluye los vis a vis, en 42 cárceles, entre ellas las cuatro que se mencionan en este artículo. Pese a ello, desde los sindicatos insisten en aplicar nuevas restricciones y en establecer un plan más claro a nivel estatal para evitar que los contagios se descontrolen entre rejas: "Sin estado de alarma, esto se ha vuelto un caos", critica López.

 

Función Pública incumple el IV Convenio Único del Personal Laboral: 40.000 personas pendientes de su subida hasta que haya unos nuevos presupuestos


El Gobierno pone en peligro futuras negociaciones congelando las retribuciones del personal laboral


La FeSP-UGT y la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) anunciaron hoy movilizaciones por los incumplimientos en el IV Convenio Único del Personal Laboral de la Administración General del Estado en diferentes aspectos, como son el nuevo encuadramiento legal de sus funciones y las subidas salariales vinculadas al mismo.


Los retrasos en las nóminas de las 40.000 personas vinculadas a este convenio suman una horquilla de entre 357 y 1.325 euros, con efectos de 1 de enero del 2019. Además, Función Pública ha incumplido en la negociación de los procesos de cambios de régimen jurídico para el personal que realiza funciones reservadas por Ley a Funcionarios.


Esta situación por otra parte ‘secuestra’ el derecho del personal a la movilidad. Mientras la Administración no acceda a llevar a cabo el encuadramiento del personal, no se puede poner en marcha los concursos de movilidad.